Aceite de árbol de té: el enemigo de piojos y liendres

Este aceite esencial se obtiene por destilación de las hojas de Melaleuca Alternifolia, un árbol originario de Australia que, por sus propiedades antisépticas, los aborígenes de este país usaban para prevenir y tratar las infecciones.

 

Es útil como:

 

Efecto antiséptico triple, actúa contra las bacterias, hongos y virus, reforzando el sistema inmunitario.

Como antiviral es eficaz contra gripes, catarros, bronquitis y dolencias similares.

 

Eficaz como tratamiento contra el acné, dermatitis, eczemas y otras afecciones de la piel.

Efecto cicatrizante, útil en casos de quemaduras y heridas, por su efecto antibiótico.

 

Antimicótico, indicado para el pie de atleta, hongos debajo de las uñas o verrugas plantares entre otros.

 

De eficacia comprobada contra infestaciones por piojos.

Regula la actividad de las glándulas sebáceas, por lo que nos servirá en caso de cabellos grasos, ayudando también a combatir el hongo que causa la caspa por su acción fungicida.

 

 

Sus formas de uso:

 

  • Aplicación directa: colocando unas gotas en la yema de los dedos o en un algodón y aplicando en la zona afectada.
  •  
  • Baños de inmersión: diluyendo de 8 a 10 gotas de aceite esencial en la bañera llena de agua a una temperatura cómoda y tomar un baño de 10 minutos.
  •  
  • Inhalaciones: introducir unas 5 gotas en un bol de agua muy caliente, cubrir la cabeza con una toalla y respirar profundamente durante 5 a 10 minutos.
  •  
  • Masajes: utilizar directamente o mezclándolo con algún otro aceite, como el de almendras.
  •  
  • Para el cabello: añadir unas 4 gotas sobre la dosis de champú que nos ponemos en la mano para lavarnos el pelo. En caso de piojos, se recomienda además aplicarlo sobre el peine que vayamos a utilizar.
  •  
  • Presentación: Envase de cristal de 30 ml con tapón dosificador.

 

 

Eficaz en:

 

Es un remedio muy efectivo contra los piojos. Primero nos lavaremos el cabello con nuestro champú (añadir 4 gotas a la dosis que vamos a utilizar) y luego, una vez aclarado el cabello lo peinaremos con un peine impregnado de aceite.

 

El Aceite Esencial de Árbol del Té ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales por los aborígenes australianos en numerosas afecciones de la piel. Este magnífico aceite posee un triple efecto antiséptico: combate bacterias, hongos y virus. Es, además, un excelente cicatrizante, repelente de parásitos externos y antiinflamatorio, con propiedades balsámicas y expectorantes. Sus cualidades fungicidas y antiacneicas están plenamente reconocidas por la comunidad médica. El Aceite de Árbol del Té es atóxico y no irrita la piel.

 

 

Aceite esencial de árbol de té – Precauciones de uso: 

El aceite de árbol de té es de USO EXTERNO solamente por lo que no debe ingerirse.

Es altamente concentrado.

Mantener fuera del alcance de los niños.

No poner en contacto con zonas sensibles de la piel ni ojos.

Mantener el aceite esencial de árbol de té alejado del calor y la luz del sol.

 

Precauciones:

Realizar una prueba de sensibilización colocando unas gotas del aceite en el dorso de la muñeca y observar si se produce alguna reacción. Si llegara a producir irritación enjuagar el área abundantemente con agua y utilizar soluciones diluidas o descontinuar su uso. No utilizarse directamente en bebes solamente diluido en agua.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies