Caída del cabello

A lo largo del año observamos cómo en algunas ocasiones el cabello se queda sin brillo, comienza a caerse de forma repentina, o presenta un aspecto áspero y seco.

Pero, ¿a qué se deben estos cambios? El mal estado del cabello se puede originar por diferentes factores: hormonales, genéticos, dietas milagro, uso de tintes y decoloraciones y el estrés.

El cabello suele caerse más en los cambios de estación. No obstante, si observas que ocurre durante todo el año, quizá pueda deberse a carencias nutricionales en tu alimentación.
Nos preocupamos mucho por mantener la salud del cabello desde fuera: champús, acondicionadores, mascarillas, cepillos de cerda natural, pero y ¿desde dentro?

El cabello crece continuamente, y así, se convierte en un registro químico, prácticamente diario de lo que ingerimos. Por lo que, la alimentación es una de las claves para que el cabello esté sano y fuerte.
El cabello está compuesto por agua, ácidos grasos omega 3 y proteínas, la más abundante la queratina y el colágeno. El agua aporta minerales necesarios para su mantenimiento, los lípidos nutren y dan brillo, y la queratina determina la dureza y fortaleza del cabello.

Para conseguir un cabello fuerte y sano es fundamental mantener una alimentación saludable y equilibrada que incluya los siguientes nutrientes:

  • Azufre, favorece la síntesis de colágeno y elastina. Los alimentos que lo suministran son principalmente: brócoli, repollo, puerros, espárragos, piña y coco.
  • Hierro, su carencia hace que el cabello se vuelva más quebradizo y frágil. Los alimentos que nos lo proporcionan en gran cantidad son: espinacas, acelgas, lentejas, carne de pollo y pavo, y la levadura de cerveza.
  • Ácidos grasos omega 3, su déficit provoca sequedad en el cabello, volviéndolo más opaco y quebradizo. Los alimentos que nos lo proporcionan son mayoritariamente los pescados azules como el salmón, la trucha, las sardinas, la caballa y los boquerones.
  • Potasio, un déficit en sus niveles adecuados tiene como consecuencia una piel poco tonificada, uñas frágiles y un aumento de la caída del cabello. Los alimentos que nos lo proporcionan son: calabacín, calabaza, champiñón, melón, kiwi y plátano.
  • Ácido fólico, interviene en la formación de metionina, aminoácido azufrado necesario para el fortalecimiento del folículo piloso, la raíz de crecimiento del cabello. Los alimentos que nos lo proporcionan son: legumbres, arroz integral, pan y pasta integral, y los cítricos como naranjas, mandarinas…

Además también es muy conveniente proteger adecuadamente el cabello del Sol, agua de mar o de piscinas, sobre todo en verano que es la época del año en la que más castigamos al cuero cabelludo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies